FOTOS-GERMAN-GARCIA-ADRASTI-SARMIENTO_CLAIMA20130423_0048_17Iba en el Sarmiento con destino a Ituzaingó, cuando el tren para en Morón. Yo estaba apoyado contra los caños que están atrás de los asientos y al lado de la puerta. Era Sábado a las 20hs aproximadamente, y el tren venía bastante vacío, es decir, algunos asientos libres.

 
Mientras algunos terminan de bajar y subir, veo a una chica que se pone en frente mío a trabar la puerta. Ella no tenía un buen aspecto…o sea que mala pinta, y  miraba solamente para afuera, lo que ya me puso en el típico estado de alerta que uno tiene en el tren. En eso veo a un flaco que está parado en la otra puerta del fondo del vagón (camiseta del Milan, gorrita…mala pinta también). A todo esto el tren todavía no había arrancado.

 
Me hago el boludo, pongo mi celular y billetera adentro de mi mochila y la agarro fuerte mis pertenencias, y en ese momento una chica se apoya al lado mío en el caño.

 
“Atenta que van a arrebata. Guarda, agarrá tus cosas fuerte” – le digo. Me mira con una cara de asustada y de y-vos-que-onda al mismo tiempo. Le hago un gesto como para tranquilizarla, pero cómplice.

 
El tren arranca mientras la piba seguía trabando la puerta. El flaco que estaba en el fondo empieza a caminar y le arrebata de un saque el celular a un tipo que estaba sentado, a lo que corre por el pasillo y sale disparado por la puerta junto con la chica que la estaba trabando, todo esto mientras el tren ya estaba en marcha. La chica que estaba al lado me mira con cara de “como sabías?” y “gracias” al mismo tiempo.

 
El afanado se quería matar, y todos empiezan a comentar y quejarse. Yo me quedo en silencio y me pongo los auriculares…apático si se quiere. Y listo: otro choreo más como tantos hay todos los días en todos lados, nada del otro mundo. Otra de las tantas miles de historias de “inseguridad” que se viven, unas más jodidas que las otras.

 
Mi punto es que cuando pase toda esta moda mediática de los linchamientos, vendrá otra: capaz vuelven a estar de moda las salideras bancarias, o los secuestros, o las fugas de las cárceles. Mientras tanto en el día a día, pienso que nada va a cambiar, ni mejorar, ni empeorar. Todo va a seguir el mismo rumbo que el de todos los días.

 
No hay otra cosa para hacer que estar atentos en la calle y cuidarse dentro de lo posible, pero tampoco paranoiquearse. Algunas zonas son más jodidas que otras, depende de la suerte que te haya tocado en donde vivir o moverte. Simplemente eso, una pequeña reflexión. Hoy le toca al de al lado, mañana te puede tocar a vos. Y no hay mucho que puedas hacer al respecto.

El kilómetro

Nadie sabe qué numero de kilómetro es, o como se llama, o en que recorrido se encuentra, pero la leyenda sigue viva y todos lo están buscando. Se dice que cuando un corredor llega a El Kilómetro, algo impresionante ocurre: como alcanzar la iluminación, sabiduría universal, o incluso la vida eterna. Las versiones varían y no hay una certeza concreta, ya que no hay nada documentado o historia alguna; creo que este humilde texto sería una primera aproximación.

La leyenda de El Kilómetro fue pasando de boca en boca entre los corredores, pero solo en los entrenamientos. Jamás nadie hablo del tema en alguna carrera…todos están muy ocupados buscándolo. Es más, se dice que el secreto es bien guardado entre algunos pocos entrenadores, mientras que el resto si bien conoce la leyenda, nunca lo hablaron con sus discípulos (y cada vez que escuchan a sus entrenados cuchichear acerca de El Kilómetro, se hacen los pelotudos).

Lo único que se acerca de El Kilómetro es lo siguiente:

  • Es en una carrera, pero está en la línea de llegada
  • Solo se puede llegar de a un corredor a la vez. No puede estar acompañado
  • Se llega corriendo

El resto sigue siendo un misterio. Se calcula que desde que el hombre empezó a correr – miles de años atrás- aproximadamente ente 15 y 20 corredores llegaron a El Kilómetro, pero no hay datos de su nacionalidad o época. La bola se fue pasando, y todos los corredores siguen entrenando y entrenando, corriendo y corriendo, para llegar a El Kilómetro y así aprehender lo que todos los corredores buscan: eso que no sabemos que mierda es, pero seguimos buscando incansablemente. Kilómetro tras kilómetro.

En fin, sigamos buscándolo. Pero cuidado: no se lo mencionen a sus entrenadores…podrían llegar a matarlos, o incluso peor, pasadas de 400 por toda la eternidad.

El otro día tuve la oportunidad de ver dos películas más que interesantes: Tropa de Elite 1 y 2, excelente cine brasilero, se las recomiendo. La película trata de la eterna guerra que hay en Rio de Janeiro con la delincuencia, el narcotráfico, y los niveles de violencia y corrupción que se entrelazan entre todos los grados de la sociedad (mafias, policía, Estado, etc.).


Por supuesto que este problema en Rio de Janeiro data de ya muchos años y el crimen organizado allá es “ejemplo en el mundo”: faaa, hasta hay misiones del Call of Duty en las favelas de Rio de Janeiro…creo que eso lo dice todo, no?

 

Esta película creó mucha controversia allá por el 2000 cuando se estrenó, y también su politizada secuela. Y justo vengo a ver esta película ahora, con todo esta cuestión de los saqueos y problemas policiales. Que temita, no?
Primero que nada quiero dejar en claro algo: pese a que hay policías muy honorables y laburadores (no quiero generalizar), creo que casi toda la policía es corrupta y criminal. Lo fué desde que se creó como institución hace cientos de años y lo sigue siendo ahora. Acá, en China, en EE.UU., en Europa, en Brasil, en todos lados. Y lo va a seguir siendo así les paguen 5 veces más; pasa desde el momento en que le das poder y un arma a una persona, y más si están organizadas.

 
Lo que me dejó pensando es el tema de la vocación: ser cana debería ser una vocación, no? No es simplemente un laburo más, tenés una responsabilidad muy grande y deberías ser un profesional dedicado y con ganas de meterte en esto, no? Digamos….como un político. Ponele.

 
El personaje del Nascimento en la película tiene los mismos clichés que muchos canas en la historia del cine, desde El Bonaerense hasta Training Day: El policía novato/honesto que vive con la corrupción policiaca día a día y quiere cambiar las cosas desde adentro, y se encuentra con que no puede porque está todo tan lleno de mierda que tapa hasta el rascacielos más alto. Acá no es diferente, y lo que es peor: encima de que los canas cobran dos mangos, eso es lo único que les importa. Porque para ellos es una salida laboral, porque la mayoría de los efectivos son pibes y pibas sin educación, sin oficio, y que se meten en la policía o incluso en el ejército como para que no les falte ropa, comida y techo.

4
El curso de ingreso a la Policía de Buenos Aires se hace acá en la facultad donde estudio…y si vieran lo que yo veo, mamita que lindo futuro que se nos viene en la policía eh :/
Justicia por mano propia, “mano dura”, Derechos civiles, justicia, cárceles, bandas. Son todos temas recurrentes y sobre los que cada uno tiene una opinión…la cosa es demasiado complicada y está todo demasiado jodido. Pero somos todos taxistas, y todos sabemos que es lo que hay que hacer, y cuál es la solución para estar todos más seguros.

 
Bueno, para no ser menos pelotudo, yo también tiro la mía. Y tiene que ver con lo siguiente: cuán re-insertable a la sociedad es efectivamente un delincuente? Muchas personas están a favor de la eutanasia como salida cuando “ya no hay vuelta atrás” en casos de enfermedad terminal, no? Y muchas personas a favor del aborto también. Socialmente creo que hay muchos delincuentes que ya no tienen vuelta atrás…entonces que se hace? Ojo! Estoy totalmente en contra de la pena de muerte, usé el ejemplo de la eutanasia y el aborto solamente para ilustrar que hay situaciones que no tienen retorno. A quién le pertenece la vida humana? Cuándo y bajo que circunstancias? Entiendo que como hay situaciones que se pueden remediar, hay otras que no. Ese es un gran problema: la delincuencia que se retroalimenta como un uroboros.

 
Reitero: no estoy a favor de la pena de muerte, que no se malinterprete. Mi pregunta es: qué se hace en las situaciones donde los delincuentes no tienen punto de retorno? Están siquiera considerando esto, o piensan que todos los delincuentes se pueden reinsertar siempre en la sociedad? No hay que ser ingenuos, nunca.