Solamente corrí 4 maratones en mi vida, siendo las 4 el Maratón Internacional de Buenos Aires. Tuve la oportunidad de vivirla tanto desde el fondo de la carrera, como en los pelotones y/o solitario allá más adelante, y desde 2011 hasta 2014 ví como la experiencia desde el lado del corredor decaía año a año.

 

Ayer decidí que esta fue mi última vez acá. No voy a hablar de las razones por las que la corrí, ya que me anoté y pagué voluntariamente la inscripción, sabiendo que no hay nada que reprocharle al circuito e hidratación. Creo que si fallaran estos puntos no tendríamos que estar hablando más. Voy a comentar desde las boludeces hasta las cosas más importantes que podrían haber hecho bien, y no las hicieron por fallas de administración/voluntad/ vaya a saber que.

 

  • Boludez: Kit pobre o inexistente, para variar y no sorprende. El estampado de la remera era en blanco (que seguro les quedo de la media) cuando debería haber sido en negro, se leía poco sobre la remera.
  • $6000 de premio para el ganador? Esto es una falta de respeto para esos que dejan el alma y viven del deporte. Así no es ni siquiera una opción para ningún atleta de renombre tanto nacional como extranjero.
  • Cambiaron el recorrido, y para peor. La parte de puerto Madero fue un embole, y hasta juro que en un momento me perdí y me pregunté si estaba yendo bien.
  • Cuando llegué un señor que estaba en la carpa de Gatorade me despachó a mí  y a todos los que llegaban al ritmo de “circulen”, muy serio y expeditivo, lo cual no me cayó nada bien. Los policías tampoco me trataron bien casi sacandome a los empujones de la zona de llegada. Cuando estoy al lado de ellos y me olvido de agarrar un agua, no me dejaron volver así les pidiera de rodillas. Un corredor que estaba del otro lado y vió la situación me dió su agua. Gracias loco.
  • El incidente de Mastromarino del que ya todos saben es una falta de respeto a todos nosotros, y así lo deberíamos sentir. Realmente me hizo muy mal, no jodo. Me da vergüenza ajena.
  • La supuesta cobertura por TV es un capítulo aparte: No fue una cobertura de maratón, fue un papelón y me da mucha pena que hayan incluido a una gloria nuestra como el Indio Cortinez en eso. En el momento en que el colo lo pasa al keniata, se van a la pausa…con eso digo todo. Vean la repetición y se van a dar cuenta de lo que fue: un desastre que no es digno ni siquiera de un estudiante de producción de TV de primer año.
  • Como siempre: mucha publicidad, mucho sponsor, mucho para los medios…cada vez menos para el corredor tanto amateur como elite.

 

Escribo esto tanto caliente como reflexivo. Se supone que es un Maratón Internacional, la insignia del running a nivel nacional, donde le mostramos a todo el mundo que la quiera correr (pro y amateur) a nuestros corredores y nuestra ciudad. Me parece un afano a mano armada. Nunca más la corro a menos que la organización cambie por completo. Prefiero viajar muchos kms e ir a comerme el coco en la de La Pampa, que por lo menos la hacen de corazón, le ponen garra y con todas sus limitaciones sacan una muchísimo mejor carrera que esta. Porque está hecha para el corredor.

Esto es algo que nunca me cerró. Todos sabemos lo que es el dólar blue, paralelo, ilegal, como le quieras llamar. Empezó con la imposibilidad de comprar dólares, y de ahí también nacieron hijos bobos como el dólar turista, ahorro, bolsa, tarjeta. Pero el dólar blue es ilegal. Así lo dice el Estado, y no deberías poder comprarlo. Está mal, prohibido.

El gobierno, el banco central, y todos los medios tienen el precio del dolar blue actualizado al minuto. Todos sabemos lo que vale día a día. Tanto es así que muchas actividades económicas se rigen basándose en esta especulación, y así todos vamos haciendo nuestros cálculos, y tratando de adivinar que hacer; cuál es la mejor decisión a tomar. Si me conviene comprarme esta boludez por internet, o si me conviene irme de viaje acá, o importar algo, o lo que fuere. En fin.

Hoy me vi un peliculón: Los Intocables. El alcohol era ilegal. Y en eso se viene la parte  cuando Jim Malone les dice: “todo el mundo sabe donde está el alcohol”, y van y hacen la primer redada. Se acuerdan?

“Todo el mundo sabe”. De la msima forma, todo el mundo sabe donde está el faso, la merca, y el dólar blue. Cualquiera de nosotros, con hacer 3 llamados o mandar 3 mensajes puede saber cuanto sale y donde conseguir cosas ilegales. Por supuesto que el Estado y los medios también.

Que comprar dólares sea legal o ilegal es una discusión aparte (que por cierto, ya saben lo que pienso). Pero simplemente me sorprende con que naturalidad se habla del precio de algo ilegal. Es ilegal! Imaginate que en el diario salga el precio del vino tinto, el paracetamol, y la cocaína.

Yo si fuera Juan Carlos Estado los pondría a todos los medios en cana, no? Es apología del delito. Obvio que los medios no tienen un papel protagónico en la especulación tan hermosa que nos gusta hacer a los argentos. No, las operaciones en dólares que realmente cambian las cosas las hacen la personas que, por lo general, poseen los medios. Las miles personas que se dejan influenciar por los medios y salen a comprar/vender dólares no se comparan con esos 10 o 20.

Bueno, igual los medios estarían haciendo apología del delito. Pero no. Por qué? Porque el Estado sabe más que los medios sobre dónde conseguir el blue, y cuánto sale. Entonces se tiene que quedar muzza. entonces qué es lo ilegal?

Lo poco que tengo que decir sobre todo este asunto del motochorro entrevistado en lo de Mauro Viale es lo siguiente:

 

  1. Mauro Viale no es periodista. No me sorprende en nada que él y la producción de su programa lo hayan entrevistado. Son de cuarta, y así están al aire. Como Bonelli, Del Moro, Lapehue, como muchos otros.
  2. Tampoco me sorprende que se le de aire a este chorro. Esto es Argentina, el país de la impunidad total. Donde se celebran y apañan este tipo de cosas. El país del “no hay, no se puede, no funciona, no podemos”. Los chorros (de saco y corbata, y de gorrita) siempre zafan, y la justicia y la policía…muchas veces son esos mismos chorros, así que para que vamos a hablar. Nada nuevo, lo de siempre nada más que te lo refriegan en la jeta.
  3. Hacerle una entrevista a este chorro para “saber como llegó hasta ahí, conocerlo, y bla bla bla” es una chicana de periodistas de cuarta. Entrevistar a otro chorro más no va a aportar nada nuevo, no tiene valor periodístico, y solamente sirve para el rating.
  4. Ahora y ahora se vendrán muchísimas horas más de aire con “debates” sobre “como fallamos como sociedad, lo que llevó al chorro a afanar”, y otras cuestiones. Más chicanas, para hablar en círculos, debatir sobre el debate, hacer periodismo del periodismo, y todas esas cosas que están de moda hoy en día. Lo escuchamos todos los días: “el debate de X”, “nos debemos este debate”, “Y se suma al debate”. Nada.
  5. Ni me gasto en poner las cosas que leí en redes sociales de personas y políticos afines al kirchnerismo, ¿no?

 

Y bueno…va a haber tela para cortar en los próximos días con todo lo que vamos a leer, escuchar y ver en los medios. Todos opinando. Todos debatiendo. Y la paja mediática seguirá mientras nos siguen afanando y cagando a tiros. Y todos tenemos una opinión, y todos debatimos. Y los chorros (desde los Boudou hasta los Aguirre) se cagan de la risa; ellos son la verdadera Argentina. Mientras antes lo asumamos, mejor. Para los que van con la típica “esto es culpa de los 90″, les aviso que ya pasaron 24 años por lo que no es excusa, y además que recuerden la fotito.